"Posiblemente el mejor Solaia de la Historia" J. Suckling">

Utilizamos cookies para facilitar tu experiencia en la navegación por nuestra página web. Si como usuario visitas nuestra página web, entendemos que nos ofreces tu consentimiento para el uso de cookies.

"Este Solaia 2015 alcanza el ideal absoluto" R. Parker
"Posiblemente el mejor Solaia de la Historia" J. Suckling

Solaia 2015 - 4.6★ 100pts R. Parker 100pts J. Suckling ¡Pura Magia!

Lo sentimos, esta oferta especial ya no está disponible, pero tenemos unas nuevas y exclusivas propuestas para ti.

La oferta finaliza en

00días 00horas: 00minutos: 00segundos
none
Vivino 4.6★ (118 valoraciones)
Vivino 4.6★ (17888 valoraciones - todas las añadas)
Robert Parker
100 / 100
James Suckling
100 / 100
Antinori (4.1★ 364936 valoraciones) Premium Winery

El “tinto perfecto” en esta su añada 2015, en opinión de dos grandes gurús norteamericanos que le han concedido ¡100 puntos! en sus respectivas escalas centenarias. Portentoso. Poco más que decir... "Hay una especie de mágica infinidad, un preciso de ciclo de compatibilidades, entre los más grandes vinos de la Toscana y la añada 2015. El extraordinario Solaia 2015 es sólida evidencia de esa armonía cósmica." En Vivino, por primera vez... ¡Cantidad Limitadísima!

Entre los 100 mejores vinos del mundo Vivino

100 pts Robert Parker - 06/09/2018 "Extraordinario, alcanza el ideal absoluto."

100 pts James Suckling - 03/11/2018 "El mejor Solaia de la historia."

¡Cómpralo ahora al mejor precio del mercado con portes gratis!

Sobre el vino

Sin duda alguna, y desde que fuera elaborado por vez primera en 1978 a partir exclusivamente de Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc, el Solaia ha sido el vino más “solar” (paradójicamente tal vez, dada la naturaleza atlántica de esas dos variedades) de la Tenuta Tignanello, donde la fincahomónima (Tignanello) comparte emplazamiento en la misma colina con la que da origen al Solaia. Los astros (todos) parecen haber alcanzado durante la añada 2015 una mágica conjunción para lograr que el Solaia 2015 muestre tan potente y “estelar” carácter que ha propiciado la plena coincidencia crítica con la máxima calificación (100 puntos) tanto de Robert Parker como de James Suckling. Junto al viñedo de procedencia, con una preciosa arquitectura varietal en la que la Cabernet Sauvignon y la Sangiovese se reparten el protagonismo, al Solaia lo construye su mesurada vinificación: mesa de selección, fermentación por separado de las diferentes parcelas en depósitos troncocónicos de 6000 litros, maloláctica en barricas de roble tras el descubado, y una crianza de 18 meses también en barricas seleccionadas de roble francés, tras la cual se acomete la mezcla final que permanece durante unos meses homogeneizándose antes del embotellado.

Con un color granate cubierto y casi opaco, el Solaia 2015 muestra extraordinaria potencia y concentración en nariz, con una fruta algo golosa y grave en la que predominan las notas de grosellas y arándanos maduros, matices licorosos y de confitura, cierta frescura especiada (pimienta negra, pimentón dulce), algo de ciruela negra con un delicado rebozo medicinal, notas a regaliz balsámico y hierbas mediterráneas (salvia, tomillo), apuntes de cedro y chocolate negro, y un fondo ahumado, mineral y salino de extraordinaria expresión geográfica. En boca la fruta silvestre se muestra carnosa y dulce, y el vino revela marcada tanicidad, textura cerúlea y estructura, con finos apuntes tostados y ahumados de la madera, frutillos acídulos en el paladar medio, una formidable acidez cítrica que equilibra los valores licorosos y ligeramente dulces de la fruta concentrada y del roble (por otra parte perfectamente integrado), cierta frescura especiada y balsámica (menta, regaliz negro), y un largo y equilibrado final en el que se hacen relevantes de nuevo los suculentos valores de fruta juntos a matices minerales (piedra ahumada) e incluso florales de inusitada naturaleza.

Enología: Renzo Cotarella
Denominación de Origen: I.G.T. (Indicazione Geografica Tipica) Toscana
Viñedo: Finca homónima (Solaia) situada en la Tenuta Tinanello, una propiedad histórica a 30 kilómetros al sur de Firenze (Florencia)
Variedades: Mayoritariamente Cabernet Sauvignon y Sangiovese, y sólo una mínima parte de Cabernet Franc
Contenido Alcohólico: 14.0%
Crianza: En torno a un año y medio en barricas de roble francés

Sobre la bodega

Resulta complicado describir el alcance “global” contemporáneo que ha alcanzado la propiedad a la que, ya en 1385, los antepasados de las nuevas generaciones del marquesado de la familia Antinori dieron inicio en tierras toscanas. La Toscana, la zona central de Italia conocida históricamente como Etruria, que sirvió de asentamiento a la civilización etrusca, se asoma al Mediterráneo a la altura del mar de Liguria, en la bahía de Génova. De las ocho propiedades con las que Marchesi Antinori cuenta en Toscana y en la vecina Umbria, la Tenuta Tignanello, a apenas treinta kilómetros al sur de Firenze (Florencia) y en pleno corazón del Chianti Classico, es la que constituye el feudo original del marquesado. La familia inició su imparable expansión internacional en 1985, cuando comenzaron a invertir en California. En 1993 compraron Antica, en el valle de Napa; dos años después, acometieron su primera añada en el estado de Washington, en la bodega Col Solare (en sociedad con la bodega Chateau Ste. Michelle), y apenas un lustro después los Antinori ya habían emprendido, en esta ocasión con la familia Matte, su proyecto chileno en pleno valle de Maipo. Las nuevas instalaciones de la bodega toscana, inaugurada en 2012, son una maravilla arquitectónica que trata (y logra) significar la profunda conexión secular entre el territorio y la histórica familia. El conjunto está diseñado por el propio marqués, Pietro Antinori, y sus hijas Albiera, Allegra y Alessia, todas ellas miembros de la vigesimoséptima generación al frente de la mejor vitivinicultura toscana, y ahora también mundial.

Sobre el viñedo

Posiblemente no haya una región en el mundo que cuente con tantas denominaciones de origen de primer nivel como la Toscana: Brunello di Montalcino, Chianti Classico, Vino Nobile di Montepulciano, Vernaccia di san Gimignano, Carmignano, Vin Santo... Comparable a efectos de enoturismo con destinos tan espléndidos como California, a veces resulta complicado recordar los valores más básicos de su histórica y cualitativa vitivinicultura: la orografía, con suaves colinas de entre 150 y 500 metros de altitud con una extraordinaria exposición solar, el diferencial térmico entre el día y la noche, el clima continental con inviernos extremos y veranos moderados por la proximidad del mar y unos suelos calizos ricos en núcleos de margas que potencian el extraordinario carácter de su variedad estrella, la Sangiovese, que forma parte sustantiva de un tinto como el que nos ocupa. El Solaia procede de la finca homónima de veinte hectáreas (de las 127 plantadas con viñas) que la Tenuta Tignanello, propiedad histórica de la familia Antinori, posee entre los valles de los ríos Greve y Pesa, a apenas 30 kilómetros al sur de la ciudad de Florencia. Curiosamente las fincas Solaia y Tignanello (este último también una suerte de segundo vino de la propiedad) comparten ubicación en la misma colina, con la sola diferencia de la mejor orientación del primero.

Sobre el enólogo         

Ya cumplidos los 63 años, y tras más de cuatro décadas de ejercicio profesional, no hay nada más alejado de la mente de Renzo Cotarella, director técnico (además de “director ejecutivo”) de Marchesi Antinori, que la palabra “jubilación”. Nuestro vecino transalpino, que dirige un nutrido grupo de enólogos e ingenieros agrónomos en Italia, en Chile, y en los estados norteamericanos de Washington y California, sigue creyendo “a pie juntillas” en su personal filosofía de trabajo, eminentemente práctica, aquella que los anglosajones llaman “hands on approach” y que vendría a significar en nuestra cultura ibérica un sencillo “arremangarse” de principio a fin del día. Cotarella defiende esa necesidad si uno pretende que, más allá de la elaboración de vinos de la más alta calidad posible, éstos sean capaces de expresar el territorio del modo más perfecto posible. Él lo comenta con cierta socarronería, diciendo que “nadie me dijo que tuviera que hacer un vino sin más sencillo, un vino para beberlo y nada más…”, de modo que su aspiración, en toda ocasión, es alcanzar la plenitud vitivinícola. También recuerda que, indiferentes al lugar del mundo donde su equipo técnico esté elaborando, tanto él como el presidente, el marqués Piero Antinori, son los que tienen la “última palabra” en la configuración de cada uno de los cuvées. Y ríe de nuevo.

"De Vivino para ti"
Greg

Vivino 4.6★ (Usuarios App - 118 valoraciones para la añada 2015 / 17888 valoraciones totales) Absolutamente alucinante. la complejidad y la intensidad de este vino no riñe con la más absoluta elegancia. Me quito el sombrero. Sin palabras. vi-na-zo!!! J. G. (Usuario Vivino) El mejor súper toscano." J. P. (Usuario Vivino) "Le otorgará seis Estrellas...!" M. W. (Usuario Vivino) "Soberbio vino, tremendo. Complejo, lleno de matices y tremendamente exigente. Probado en Batumi acompañando unos quesos locales. Para agarrar la copa y no soltarla." J. R. (Usuario Vivino)

4.1★ Vivino - Antinori (364936 valoraciones) - Premium Winery

100 pts - Monica Larner - The Wine Advocate - 06/09/2018 Hay una especie de mágica infinidad, un preciso de ciclo de compatibilidades, entre los más grandes vinos de la Toscana y la añada 2015. El extraordinario Solaia 2015 es sólida evidencia de esa armonía cósmica. Fue la 2015 una añada cálida que, en mi opinión, se mostró poco favorable en otras regiones italianas para aquellas otras variedades (incluiría a la Nebbiolo y a la Sangiovese en esta categoría) que parecen necesitar añadas más frías de cara a su óptima expresión. Sin embargo, en la Toscana, los mejores ejemplos plurivarietales elaborados total o parcialmente con variedades foráneas funcionan bajo una lógica distinta, y personalmente creo que alcanzan su mejor expresión cuando uno puede sentir la calidez del sol toscano irradiando un brillo “solar” de excepcional magnitud ya en la misma copa, y golpeando nuestros sentidos con exuberancia y una excepcional intensidad. El propio nombre de Solaia resulta enormemente evocador de esa cálida cualidad presente en ese arquetipo de vino toscano que he identificado anteriormente. El Solaia 2015 es, no sólo metafórica sino literalmente, sol licuado. En nariz, y de forma inmediata, el aroma es de una sensualidad y una suavidad deliciosas, con notas de frutos negros, especias y tabaco dulce. El paladar muestra potencia e intensidad, aunque sin hacerse notable apunte alguno de su elevado extracto seco, que alcanzó los 33 gramos por litro. De hecho, el vino se muestra sedoso, fresco y tonificante. Mayoritariamente Cabernet Sauvignon y Sangiovese, con sólo una mínima parte de Cabernet Franc, muestra una fresca expresión ácida (con un pH de 3,5), gracias sin duda a la mayor acidez natural de la que hace gala la variedad Sangiovese, y los taninos se revelan maduros y dulces. El vino evidencia su meticulosa elaboración, y se puede decir que este Solaia 2015 alcanza el ideal absoluto."

100 pts - James Suckling - 03/11/2018 "La nariz de este Solaia 2015 resulta realmente magnífica, con notas de moras, grosellas, violetas y rosas. Potente, concentrado y armónico, con un fabuloso equilibrio de valores y una larga y pulida tanicidad. Preciso y puro, posiblemente el mejor Solaia de la historia, con (ya ahora) un fácil paladar, y un extraordinario potencial de guarda."

Fotos: Antinori, bodega y viñedos.

Saber más sobre Solaia 2015 - 4.6★ 100pts R. Parker 100pts J. Suckling ¡Pura Magia! en www.vivino.com

¿ERES MAYOR DE EDAD?

Esta web está reservada a personas mayores de 18 años, con edad legal para consumir alcohol conforme con la legislación española vigente. Te aconsejamos que no intentes entrar en este sitio si no cumples con este requisito.

SI, TENGO 18 AÑOS O MÁS