Utilizamos cookies para facilitar tu experiencia en la navegación por nuestra página web. Si como usuario visitas nuestra página web, entendemos que nos ofreces tu consentimiento para el uso de cookies.

El Blanco del Duero de Mejor RCP del momento. Deliciosamente diferente...

Cucú cantaba la rana 2016 - ¡El Verdejo más alegre! 91pts 5* G. Peñín 90+pts R. Parker

7.90€ / botella

Botellas
Precio de lista (9.00€/botella)
Descuento
Tu precio (7.90€/botella)

Lo sentimos, esta oferta especial ya no está disponible, pero tenemos unas nuevas y exclusivas propuestas para ti.

La oferta finaliza en

00días 00horas: 00minutos: 00segundos
none
Vivino (560 valoraciones)
Guía Peñín
91 / 100
Robert Parker ¡Mejor RCP del Duero!
90+ / 100
James Suckling
90 / 100
Verema
90 / 100
Guía Peñín

Este “segundo vino” de la joven propiedad castellana, Barco del Corneta, supera a su hermano mayor en expresión varietal, y a un precio mucho menor. Diferente, sorprendente, impresionante... así nos lo describen nuestros usuarios que han sucumbido a sus encantos. Un Verdejo muy asequible que consigue una puntuación 90+pts por Robert Parker, la más alta para este nivel de precio en el informe #238 de The Wine Advocate, y al que Peñín califica de excelente relación calidad-precio. Está todo dicho. El Blanco del Duero de mejor RCP del momento, a descubrir ahora, en su mejor momento de consumo. Últimas gotas en Vivino, a precio exclusivo y portes gratis ¡Adelante!

91 pts y 5 estrellas Guía Peñín 2018 "Sabroso, frutoso, equilibrado."

90+ pts - Blanco de Mejor RCP Robert Parker - 31/08/2018 "Seco y franco con una delicada frescura cítrica."

90 pts James Suckling - 08/08/2018 "Elegante y vivo."

90 pts Verema - 23/09/2018 "Suave, fresco, ligeramente untuoso."

¡Cómpralo ahora al mejor precio del mercado con portes gratis!

Sobre el vino

Ya el propio nombre de marca del Cucú (cantaba la rana) 2016 revela la voluntad de juego y de infancia recuperada que para Beatriz Herranz ha supuesto el proyecto iniciado en el municipio vallisoletano de La Seca, en el paraje “Cantarranas” (heredado de su abuelo) que ha utilizado para dar forma a dos embotellados excelentes, el “Barco del Corneta” y ahora también este “Cucú”, dos vinos distintos con una identidad común, la que les regala la mayúscula Verdejo castellana de esos territorios próximos al Duero. Si en el Barco del Corneta el viñedo de origen es exclusivamente el de La Seca, para el Cucú Beatriz quiso incorporar algo más de frescura, de modo que adquirió la uva de un viticultor del municipio segoviano de Aldeanueva del Codonal que trabaja con certificación ecológica. Así, el Cucú (cantaba la rana) 2016 se convierte en un vino con una dimensión del “terroir” rodense (pese a su contraetiqueta de Vino de la Tierra de Castilla y León) absolutamente exquisita, con el concepto de cuvée plenamente perceptible en su expresión. Frente a la añada precedente, la 2015 (23.000 botellas), en la que Beatriz trabajó en el Cucú con una parte del vino con fermentación y crianza en roble, en la 2016 (¡50.000 botellas, más del doble!), la elaboración y crianza posterior tuvo lugar exclusivamente en depósitos de acero inoxidable. Embotellado en el verano de 2017 tras un filtrado y un clarificado muy suaves, el Cucú (cantaba la rana) 2016 muestra asimismo cierto potencial de guarda (en torno posiblemente al lustro a partir de estas fechas), algo sin duda inusitado en vinos con ese fundamental carácter “joven”.

Junto a un color amarillo intenso con notables brillos dorados que trasladan una envidiable sensación de frescura, el Cucú (cantaba la rana) 2016 muestra en nariz un aroma intenso, con predominio de los valores de cítricos y fruta blanca (manzana, ciruela) de óptima madurez y cierta cremosidad, un delicado gesto terpénico, notas balsámicas y especiadas (laurel, anís, eneldo) sobre un fondo cerúleo (piel de ciruela), salino y mineral de enorme relieve geográfico y expresión varietal. En boca se muestra sabroso, con una fruta de hueso muy fresca y suculenta, enorme expresión cítrica (lima, hierbas alimonadas), cierta cremosidad y suculencia casi “untuosa” en razón a la textura, finos apuntes a pulpa de cítricos delicadamente escarchados en el paladar medio, excelente nervio ácido, matices amargosos y herbáceos (frutos secos, jara, ajedrea) de enorme relieve varietal, y un final largo y equilibrado donde las notas minerales (sal, pimienta blanca) añaden junto a las florales (malvavisco, azahar) una dimensión de aún mayor frescura y ligereza.

Enólogo: Beatriz Herranz Sanz
Denominación de Origen: I.G.P. (Indicación Geográfica Protegida) Vino de la Tierra de Castilla y León
Viñedo:Viñas seleccionadas en La Seca (Valladolid) y en el municipio segoviano de Aldeanueva del Codonal
Variedades: 100% Verdejo 
Crianza: Algunos meses de reposo con sus lías antes del embotellado
Contenido Alcohólico: 13%

Sobre la bodega 

Es sencillo adivinar, dado el pronunciado carácter fluvial del territorio, que el nombre del proyecto (Barco del Corneta) al que Beatriz Herranz Sanz ha dado inicio en el viñedo de su abuelo, procede del antiguo vado situado un poco más allá del pinar que rodea las poco más de cinco hectáreas en propiedad en el municipio de La Seca, y de la barca empleada para atravesarlo. Antes del regreso de la enóloga vallisoletana a su provincia natal tras su “stage” abulense en una de las bodegas que mejor trabajan la expresión de la Garnacha de Gredos, y de acometer la primera añada (la 2010) del vino que ha dado nombre a su proyecto, fue su madre María Antonia Sanz quien inició en 2008, después de jubilarse de su trabajo como profesora de instituto, el trabajo de replantación de un viñedo que, más que edad, proporciona un excepcional relieve varietal, ya que la Verdejo plantada hace ahora una década es fruto de una rigurosa selección clonal en la comarca castellana. Beatriz elabora en una pequeña nave industrial con mucho de “garaje” en Medina del Campo, y siempre con una “severa” inclinación artesana ha acometido proyectos accesorios a este Barco del Corneta original en la periferia de la D.O. Rueda y en los Arribes del Duero.

Sobre el viñedo

Tres son las claves de la excelencia del viñedo de Rueda para el cultivo de variedades blancas: la elevada altitud media (entre los 700 y los 800 metros) y el clima continental, que aportan frescura, y el suelo calizo y pedregoso conocido como “cascajo”, apto como pocos otros para la viticultura por su riqueza en calcio y magnesio y su buena aireación y drenaje.De todas las diversas zonas que constituyen la denominación, aquella dentro del término municipal de La Seca (Valladolid), a poco más de treinta kilómetros al suroeste de la capital provincial, parece ser la más relevante desde todas las perspectivas: la cualitativa, la histórica (hay constancia de la plantación de cepas de Verdejo desde el siglo XVI) y la de superficie vitícola, ya que en la actualidad La Seca posee la mayor superficie de viñedo de todos los municipios castellanoleoneses. Es precisamente de ese lugar, una decena de kilómetros al este del de Rueda, de donde procede parte de la uva que da origen al Cucú (cantaba la rana) 2016, en concreto de las casi seis hectáreas propias plantadas en 1988 en el paraje de nombre Cantarranas (¡de ahí la marca!) por la madre de Beatriz, María Antonia Sanz; el resto proviene del municipio segoviano de Aldeanueva del Codonal, en la parte más alta y fría de la denominación y a una extraordinaria altitud que ronda los 900 metros, un territorio de arenas calizas cuyo subsuelo arcilloso ayuda a las cepas a una óptima gestión hídrica durante los tórridos veranos continentales típicos en la denominación de origen Rueda.

Sobre el enólogo  

Por encima de cualquier otra consideración técnica, tal vez la valentía sea el más exquisito valor del proyecto emprendido por Beatriz Herranz Sanz en tierras castellanas. Castellana igualmente ella, y de Valladolid, parece sin embargo sencillo y hasta convencional que haya acometido su regreso al territorio rodense original de su familia, máxime cuando su formación como ingeniera y enóloga ha sucedido asimismo en Castilla, en el campus que la Universidad de Valladolid tiene en la vecina ciudad de Palencia. De las viñas heredadas de su abuelo en el paraje conocido como Cantarranas, ubicado en la población vallisoletana de La Seca, Beatriz, tras concluir su formación y acometer sus primeras colaboraciones profesionales en Ávila alrededor de la excepcional Garnacha de Gredos, ha sabido construir un proyecto que hace de la mejor Verdejo (al menos desde el punto de vista clonal) su más sólido fundamento. Su voluntad, sin embargo, va más allá de lo varietal y lo territorial, y se ha empleado en un trabajo enológico sumamente singular, con (casi siempre) inusitados giros técnicos, de aquellos que proporcionan a los vinos aún mayor identidad.

"De Vivino para ti"
Greg

Vivino (Usuarios App - 560 valoraciones) "Diferente. En nariz no parece un Verdejo, más florido y amplio de olores (frutas). En boca muy suave. Además, evoluciona sorprendentemente, y cambia a parecer un vino tinto pero muy redondo, una maravilla. Gran vino y excelente RCP." J. L. (Usuario Vivino) Muy muy rico este 100% Verdejo. Hacia tiempo que no me entraba tan bien un blanco y sobre todo después de haber bebido tinto en buenas proporciones. Viñedos a una altitud de entre 750 - 800 metros. Crianza sobre lías en los mismos depósitos de acero inoxidable. Un placer." M. T. (Usuario Vivino) "Un Verdejo muy diferente de lo comercial, fresco, agradable, impresionante, ideal para el verano, guardaré una botella para ver cómo evoluciona!" D. L. (Usuario Vivino) "Cada vez me gusta más este vino, y no está nada mal de precio. Precioso color amarillo pajizo muy vivo que nos revela lo que viene a continuación... Nariz muy expresiva; fruta madura de hueso, flores blancas y punto justito de cítricos. Boca llena de fruta madura (sobre todo albaricoque), con una acidez estupenda y un final largo y muy agradable. Es curioso pero me sigue pareciendo un vino tinto cuando se acerca a la nariz." J. F. (Usuario Vivino)

91 pts y 5 estrellas – Guía Peñin 2018 "Color pajizo. Aroma flores blancas, jazmín, hierbas secas. Boca sabroso, frutoso, equilibrado."

90+ pts - Luis Gutiérrez - The Wine Avocate #238 - 31/08/2018 "El Cucú 2016 es un verdejo de Rueda y la marca más económica de la propiedad. Procede de cepas cultivadas en ecológico adquiridas a un viticultor con tal certificación en el frío municipio segoviano de Aldeanueva del Codonal, elegido por la voluntad de lograr un vino con mayor frescura. La 2016 fue una añada más bien fría, de modo que las uvas fueron vendimiadas 25 días más tarde que en la 2015. El vino, que fermentó y tuvo su crianza exclusivamente en depósitos de acero inoxidable, muestra buen carácter varietal, con notas de membrillo y heno y un final delicadamente amargoso. Seco y franco en boca, y con una delicada frescura cítrica."

90 pts - James Suckling - 02/08/2018 "Con una precisa expresión de fruta y una “indicación de carácter” a medio camino entre el limón y los orejones, este blanco elegante y vivo muestra asimismo notas a tarta de pera, además de un final brillante y fresco. En su momento óptimo de consumo."

90 pts - Verema - 23/09/2018  "Color dorado pálido con leves reflejos verdosos, brillante.Nariz de intensidad media con aromas de hinojo y ahumados sobre un fondo de fruta de hueso y blanca.En boca es suave, fresco, ligeramente untuoso, toque cítrico ligero y fruta de hueso, cuerpo ligero, carácter herbáceo, toques de hinojo y final salino de persistencia media."

Fotos: Barco del Corneta, bodega y viñedos.

Saber más sobre Cucú cantaba la rana 2016 - ¡El Verdejo más alegre! 91pts 5* G. Peñín 90+pts R. Parker en www.vivino.com

¿ERES MAYOR DE EDAD?

Esta web está reservada a personas mayores de 18 años, con edad legal para consumir alcohol conforme con la legislación española vigente. Te aconsejamos que no intentes entrar en este sitio si no cumples con este requisito.

SI, TENGO 18 AÑOS O MÁS